Para leer el artículo en español, por favor desplácese hacia abajo.

My time in Madrid, unfortunately, is almost over, so this blog post is the last one (for the moment) written in Spanish and English. I have traveled so much during the quarter, as you can see from my previous blog posts, but I’ve also been taking lots of classes, including a class about Earth and Water Sustainability in Spain. It’s been my favorite class and we’ve learned so much, not only about general sustainability themes and scientific concepts, but also about the challenges and priorities of sustainability and the environment in a city as modern and big and with the history of Madrid.

I’m going to talk about my five favorite themes about sustainability in Madrid, some from the class and some from my experience:

1. The Hidden Aqueduct

One incredible thing about Europe is that there is so much history, and there are cities on top of ancient cities on top of even more ancient cities. In 1925, the government was building the first Metro line in Madrid. One day, the workers were digging underground, and in the spot where the Ópera station is today, they found something very strange: pieces of an ancient aqueduct.

During the Moorish period, there was enough water in the Manzanares River, which is located in the center of the city, for all the citizens of Madrid. But in the 16th century, when Spain was already reclaimed by the Christians, the river was dry every summer and the citizens needed another source of water. So, they built an aqueduct to bring water from the mountains, and they used it until the 19th century , when they started taking water from the Canal de Isabel II, a reservoir in the mountains.

After they stopped using the aqueduct, the plaza where the Ópera station is now was built on top of the aqueduct. Today, the plaza is 8 meters taller than the natural surface. When they built the Metro, the workers had to move the aqueduct, but now you can see the pieces in the Museo Los Caños de Peral inside the Ópera station.

IMG_4580

2. So Much Pollution

Before arriving in Madrid in September, I expected more pollution here because it’s a big city. But it surprised me when I saw this message in the Metro one morning:

“Because of high pollution in Madrid, we encourage the use of public transportation”

We haven’t had rain for a month in Madrid, and combined with a high pressure system it produced this dangerous level of pollution. It’s rare to have such a prolonged pollution event like this, and there are now restrictions on driving and parking cars in the city to reduce emissions. You can read the latest government report here. I hope that it will rain soon to improve the situation.

3. Entering a Dam

For the sustainability class, we had a field trip for a whole day to Segovia to visit two water treatment plants, a bottled water factory, and a dam. My favorite part was entering the dam, where there were lots of tunnels and machines to control the flowing water from the reservoir.

4. Historic Preservation in a Modern City

When they built the most famous and oldest buildings of Madrid many centuries ago, they were not thinking that there would be cars and fossil fuels in the future. I visited the Palacio Real with my class, where we saw that there is evidence of damage to this building, not only of natural decay, but because of the pollution of the modern age. First, we saw lots of damage from acid rain.

But there was also yeast, which accumulates in areas of environmental pollution, in the parts where there were cars passing in the street. You can see a difference between these areas and the areas where there were never cars. It’s a bummer that we see this damage on such important buildings i the history of Spain, and it’s a unique challenge in Madrid and many European cities that’s different from the United States.

5. The Vertical Garden

Actually, we visited this piece, the only vertical garden in Spain, which is outside the Caixa-Forum Museum, with my architecture class. It grows vertically through a pretty simple irrigation system which has a felt layer, a metal structure, and a plastic sheet.

12313718_10153847572868489_3004948185915594136_n

Now, with much sadness, I will say goodbye to Madrid and Spain. I have had such a great time here and I have learned so much, improved my Spanish a lot, and seen so many beautiful places. But it’s time for my next adventure: I’m going to Paris for the last few days of the UN conference on climate change. I am writing blog posts for Conergy, and you can find them here. I will also be updating this blog, Navigating Nature, and posting on Twitter about the conference. I’m so excited!

 

En español:

Mi tiempo en Madrid, desafortunadamente, es casi terminado, así que este artículo es el último (por el momento) escrito en español y inglés. He viajado tanto durante el trimestre, como se puede ver de mis artículos anteriores, pero también he tomado muchas clases, incluyendo una clase de la sostenibilidad de tierra y agua en España. Ha sido mi clase favorita y hemos aprendido tanto, no solo de temas de sostenibilidad en general y conceptos científicos, pero también de los desafíos y prioridades de sostenibilidad y el medioambiente en una ciudad moderna y grande y con la historia de Madrid. Voy a hablar sobre mis cinco temas favoritos del sostenibilidad en Madrid, algunos de la clase y algunos de mi experiencia:

1. El Acueducto Escondido

Una cosa increíble sobre Europa es que hay tanta historia, y hay ciudades encima de ciudades antiguas encima de ciudades más antiguas. En 1925, el gobierno estaba construyendo la primera línea de Metro en Madrid. Un día, los trabajadores estaban excavando debajo de la tierra, y en el sitio donde está la estación de Ópera hoy, encontraron algo muy extraño: trozos de un acueducto antiguo.

Durante la época de los árabes, había bastante agua en el Río Manzanares, que está ubicado en el centro de la ciudad, para todos los ciudadanos de Madrid. Pero en el siglo XVI, cuando España ya era reconquistado por los cristianos, el río estaba seco los veranos y los ciudadanos necesitaban otro fuente de agua. Así que, ellos construyeron un acueducto para traer agua desde las montañas, y lo usaron hasta el siglo IXX cuando empezaron a tomar agua del Canal de Isabel II, un embalse en las montañas.

Después de dejar usar el acueducto, la plaza donde está la estación de Ópera ahora estaba construido encima del acueducto. Hoy en día, la plaza es 8 metros más alta que el superficie natural. Cuando se construyeron el Metro, los trabajadores tuvieron que mover el acueducto, pero ahora se puede ver los trozos en el Museo Los Caños de Peral dentro de la estación de Ópera.

2. Tanta Contaminación

Antes de llegar en Madrid en septiembre, esperé más contaminación aquí porque es una ciudad grande. Pero me sorprendió cuando vi este mensaje en el Metro una mañana:

No hemos tenido lluvia en un mes en Madrid, y combinado con un sistema de alta presión produjo este nivel peligroso de contaminación. Es raro tener un evento de contaminación tan prolongado como este, y hay restricciones ahora de conducir y aparcar coches en la ciudad para reducir emisiones. Se puede leer el informe de gobierno más reciente aquí. Deseo que vaya a llover muy pronto para mejorar la situación.

3. Entrando Una Presa

Para la clase de sostenibilidad, tuvimos una salida para un día entero a Segovia para visitar dos plantas de tratamiento de agua, una fábrica de agua botellada, y una presa. Mi parte favorito fue entrar en la presa, donde habían muchos túneles y máquinas para controlar el agua corriente desde el embalse.

4. Preservación Historica en Una Ciudad Moderna

Cuando se construyeron los edificios más famosos y antiguos de Madrid hace muchos siglos, no estaban pensando que habrían coches y combustibles fósiles en el futuro. Visité el Palacio Real con mi clase, donde vimos que hay evidencia de daño a este edificio, no solo de decadencia natural, pero por la contaminación de la época moderna. Primero, vimos mucho daño de la lluvia ácida.

Pero también había hieso, que acumula en áreas con contaminación ambiental, en las partes donde habían coches pasando en la calle. Se puede ver una diferencia entre estos áreas y los áreas donde nunca habían coches. Es una lastima que vimos este daño en edificios tan importante en la historia de España, y es un desafío único en Madrid y muchas ciudades europeas que es diferente de los Estados Unidos.

5. El Jardín Vertical

En realidad, visitamos esta obra, el único jardín vertical en España, que está fuera del Museo Caixa-Forum, con mi clase de arquitectura. Crece verticalmente por un sistema de irrigación muy sensible que tiene un capa de fieltro, una estructura metallica, y una lamina plástica.

 

Ahora, con mucha tristeza, voy a despedir a Madrid y a España. He pasádolo muy bién aquí y he aprendido tanto, he mejorado mi español mucho, y he visto tantos sitios bonitos. Pero es la hora para mi próxima aventura: me voy a París para los últimos días de la conferencia del UN del cámbio climático. Estoy escribiendo artículos “blog” para Conergy, y se puede encontrarlos aquí. También voy a publicar en este blog, Navigating Nature, y publicar en mi Twitter sobre la conferencia. ¡Estoy tan emocionada!