Para leer el artículo en español, por favor desplácese hacia abajo.

Last weekend, I went to Lisbon, Portugal with four friends. It was my first visit to Portugal, but not to a country in which people speak Portuguese. I lived in Brazil when I was a child (4-6 years old), and even though I was very young, I still remember a little Portuguese. I was in Portugal to reconnect with this part of my identity and to see a new country. Lisbon provided me with the opportunity to do both.

I was traveling completely like a student – in a very cheap way. The cheapest mode of transportation was by overnight bus – a very unique and tiring experience. In general, it’s a trip with very little sleep, an abrupt time transition (because Spain and Portugal are in different time zones), and occasionally a castle in the distance lit up by yellow lights. We arrived in Lisbon at 3:45am, before the Metro, cafés, and even the bathrooms opened.

At 6am, we were finally able to buy a coffee – probably the strongest I’ve ever tried in my life – and afterwards we took the Metro to Santa Apolónia, near our Air BnB apartment. We exited the station, and directly in front of us was a marvelous sunrise over the Tejo River.

IMG_4437.jpg

 

After a brief siesta, we went out to explore the city. Lisbon is older than Madrid, so the streets are smaller and more disorganized. The most fun part for me was walking without a route in mind, losing my direction and discovering new stores, restaurants, buildings, and views. To me, the streets seemed a bit like those in small towns in Italy that I visited in 2013 and 2014.

 

The first site we visited was the National Pantheon. When we were buying our tickets, I decided to try out my Portuguese, with success. The Portuguese talk in a really different way from Brazilians – in Brazil, they talk very slowly and smoothly, using the “j” sound, but in Portugal, they talk super fast, using the “sh” sound, and all of their words mix together. But with this man at the ticket station, I could understand the majority of his words.

I really liked the National Pantheon. We admired the architecture and details of the interior space, we sang a bit on the choir level, and we looked over the city of Lisbon from the terrace.

 

Afterwards, we visited the Saint Vincent Monastery, and found the man from the tickets in the Pantheon again. He recommended a local restaurant to eat lunch, and we walked through the famous neighborhood of Alfama before eating there. The food was so good – chicken, rice, salad, soup, flan, rosé, and coffee – and it only cost 7.5 euros total! We were eating when we saw the man from the Pantheon yet again, and he told us that we went to the wrong restaurant – the recommendation was for the restaurant right next door to our restaurant. How funny!

When we finished eating lunch, we went to the Saint George Castle. The castle is on a hill, so we did lots of exercise to arrive there, but the reward was a beautiful view over Lisbon.

DSCN2603.jpg
My friends (from left to right) Rosie Sergio, Nadin, and me; Thank you to the random French guy that took this photo

In general, it was a perfect first day in Lisbon. I was lucky to understand the man from the Pantheon, but I couldn’t understand lots of people in Lisbon. For these situations, I thought that I would be able to use Spanish, but the majority of people preferred to use English. To maintain the Spanish contract for our program, my friends and I spoke in Spanish amongst ourselves. Four days of conversations in 3 distinct languages confused me a lot, and the worst part is that Spanish and Portugese are so similar! For me, switching between the two languages is more a change of attitude than anything. But I’m still going to say “Obrigada” instead of “Gracias” by accident in the following weeks.

On the second day in Lisbon, we went to the Sé Cathedral, the Plaza of Commerce, and the Ribeira Market in the morning. The catedral had beautiful painted windows, and it was really fun to walk around the Plaza. But the market was my favorite place – it was very “hip” and modern with so many food options. I ate a sándwich with steak and prawns, and also bought bread and mozzarella cheese. Yum!

In the afternoon, we took a tram to Belem to see the Jeronimos Monastery and the Tower of Belem. The monastery was super big and impressive, and it was incredible to explore the famous tower and imagine the lives of the poor prisoners in the past. Even though it was raining, it was still super fun, and the waves in front of the tower were really big because of the wind.

Here are some photos of the Monastery:

 

 

And here are some photos of the Tower of Belem:

DSCN2747.jpg

For an afternoon snack, we went to a bakery and had coffee and “pastéis de nata” (custard tarts), a specialty of Portugal.

 

I loved Lisbon, but my favorite day of the trip was our day in Sintra. Sintra is a small town right next to a national park. It has forests and mountains and lots of nature, and you can take the train from Lisbon in 40 minutes. I’m from Colorado, so I’m used to seeing nature every day, but it’s difficult to do that in a big city. In Sintra, I could take a break from the city and completely enjoy nature.

First we went to Quinta da Regaleira, which are gardens, and that seem to me like a child’s dream in real life. First the Portuguese government owned the area, and then they sold it to Carvalho Monteiro, a rich man who hired the architect Luigi Manini to design and construct the palace, the towers, and other buildings in the gardens. It was super fun to walk through the labyrinths, explore the gardens, and discover secret places. But my favorite place was the Initiation Well, the most famous site in Quinta da Regaleira.

This slideshow requires JavaScript.

After eating lunch, we went to the Palacio da Pena, which is literally on top of a mountain. Because of this, we decided to take the bus, but we waited for 30 minutes and all the buses were full. In the end, we walked for more than an hour up the mountain. Finally we arrived at the palace, and it was worth the pain. The palace was very beautiful and unique, with old parts and other more modern parts. I like the bright colors and even though we didn’t have a view, the clouds created a very mysterious and exciting image of the palace.

The last activity in Sintra was the Moors Castle – the same Moors that occupied Spain for 800 years – and it was very interesting to see such an old structure. During our visit to the castle, we finally had a marvelous view all the way to the sea. I imagined the view when the Moors were here, and the differences between that and the one today.

DSCN2928.jpg

Portugal was absolutely magical – I am so lucky that I was able to travel for the weekend and enjoy Lisbon and Sintra. It was very fun to listen to Portuguese for a few days and explore new places. Next week, look forward to a blog post about Ávila and more sites in Madrid!

En español:

El fin de semana pasado, fui a Lisboa, Portugal con cuatro amigos. Era mi primera visita a Portugal, pero no a un país en que la gente hable portugués. Vivía en Brasil cuando era niña (4-6 años), y aunque era muy joven, todavía recuerdo un poco portugués. Estaba en Portugal para reconectar con esa parte de mi identidad y para ver un nuevo país. Lisboa proveyó la oportunidad de hacer los dos.

Estaba viajando completamente como estudiante – en una manera baratísima. El modo de transportación más barato era por autobús por la noche – una experiencia muy única y cansada. En general, es un viaje de muy poco sueño, una transición abrupta de la hora (porque España y Portugal están en diferentes zonas de tiempo), y de vez en cuando un castillo en la distancia iluminado por luces amarillas. Llegamos en Lisboa a las 3:45 por la mañana, antes de la hora de abrir para el Metro, los cafés, y aún los baños.

A las seis de la mañana, finalmente pudimos comprar un café – probablemente lo más fuerte que he probado en mi vida – y después tomamos el Metro a Santa Apolónia, cerca de nuestro apartamento de Air BnB. Salimos de la estación, y directamente enfrente de nosotros estaba un amanecer maravilloso sobre el Río Tejo.

Después de una siesta breve, salimos para explorar la ciudad. Lisboa es más viejo de Madrid, así que las calles son más pequeñas y desorganizadas. Lo más divertido para mí fue caminar sin una ruta en la mente, perdiendo mi dirección y descubriendo nuevas tiendas, restaurantes, edificios, y vistas. Las calles me parecían un poco como las de los pueblos pequeños de Italia que visité en 2013 y 2014.

El primer sitio que visitamos fue El Panteón Nacional. Cuando estaba comprando los boletos, decidí a probar mi portugués, con éxito. Las portuguesas hablan en una manera muy diferente que los brasileinhos – en Brasil, hablan muy despacio y suave, usando el sonido “j”, pero en Portugal, hablan demasiado rápido, usando el sonido “sh”, y todas las palabras se mezclan. Pero con este hombre en la estación de boletos, pude entender la mayoría de sus palabras.

Me gustó mucho El Panteón Nacional. Admiramos la arquitectura y detalles del espacio interior, cantamos un poco en el piso del coro, y miramos por la ciudad de Lisboa en la terraza.

Después, visitamos el Monasterio de San Vicente, y encontramos otra vez al hombre de los boletos en El Panteón. Él nos recomendió un restaurante local para almorzar, y caminamos por el barrio famoso de Alfama antes de comer allí. La comida era riquísima – pollo, arroz, ensalada, sopa, flan, rosé, y café – y solo me costó 7.5 euros en total! Estábamos comiendo cuando otra vez le vimos el hombre del Panteón, y nos dijo que fuimos al restaurante incorrecto – la recomendación fue para el restaurante directamente al lado de nuestro restaurante. ¡Que gracioso!

Cuando terminamos de almorzar, fuimos al Castillo de San Jorge. El castillo está en una colina, así que hicimos mucho ejercicio para llegar allí, pero la recompensa fue una vista bonita de Lisboa.

En general, fue un primer día perfecto en Lisboa. Tenía suerte de entender a este hómbre del Panteón, pero no pude entender muchas personas en Lisboa. Para estas situaciones, pensé que pudiera usar español, pero la mayoría de la gente prefirieron usar inglés. Para mantener el contrato de español para nuestro programa, mis amigos y yo estábamos hablando en español entre nosotros. Cuatro días de conversaciones en tres idiomas distintos me confundieron mucho, y el peor es que español y portugués son tan similares! Para mí, cambiar entre los dos idiomas es más un cambio de actitud que nada. Pero todavía voy a decir “Obrigada” en vez de “Gracias” por accidente en los semanas que viene.

En el segundo día en Lisboa, fuimos a la Sé Catedral, la Plaza de Comercio, y el Mercado de Ribeira por la mañana. La catedral tuvo ventanas pintadas muy hermosas, y fue muy divertido andar por la Plaza. Pero el Mercado fue mi lugar favorito – era muy “hip” y moderno con tantas opciones para comida. Comí un bocadillo de carne de res y gambas, y también compré pan y queso de mozzarella. ¡Que rico!

Por la tarde, tomamos un tranvía a Belem para ver el Monasterio de Jeronimos y el Torre de Belem. El monasterio era grandísimo y impresionante, y fue increíble a explorar el torre famoso y imaginar las vidas de los pobres prisioneros en el pasado. Aunque estaba lloviendo, todavía era tan divertido, y las olas enfrente del torre eran tan grandes por el viento.

Para un alimiento por la tarde, fuimos a una pastelería y tomamos café y “pastéis de nata” (tartas de crema), una especialidad de Portugal.

Me encantó a Lisboa, pero mi día favorito del viaje fue nuestro día en Sintra. Sintra es un pueblo pequeño directamente al lado de un parque nacional. Tiene bosques y montañas y tanta naturaleza, y puede tomar el tren de Lisboa en cuarenta minutos. Soy de Colorado, así que estoy muy acostumbrado a ver la naturaleza todos los días, pero es difícil hacerlo en una ciudad grande. En Sintra, pude tomar un descanso de la ciudad y completamente disfrutar la naturaleza.

Primero fuimos a Quinta da Regaleira, que son jardínes, y que me parecían como un sueño de un niño en realidad. Primero el gobierno de Portugal fue dueño del área, y entonces le vendió a Carvalho Monteiro, un rico que le contrató al arquitecto Luigi Manini para diseñar y construir el palacio, los torres, y otros edificios en los jardínes. Fue super divertido caminar por los labirintos, explorar los jardínes, y descubrir unos lugares secretos. Pero mi parte favorito fue el pozo inicio, el sitio más famoso de Quinta da Regaleira.

Después de almorzar, fuimos al Palacio da Pena, que está literalmente encima de una montaña. Por eso, decidimos tomar el autobús, pero esperamos por treinta minutos y todos los autobuses estaban llenos. Por fin, caminamos por más de una hora por la montaña. Finalmente llegamos al palacio, y valió la pena. El palacio era muy hermoso y único, con partes viejos y otros partes más modernos. Me gustó los colores brillantes y aunque no tuvimos una vista, los nubes crearon un imagen muy misterioso y emocionante del palacio.

La última actividad en Sintra fue el Castillo de los Moros – los mismos moros que ocupaban España por 800 años – y fue muy interesante ver una estructura tan vieja. Durante nuestra visita al castillo, finalmente tuvimos una vista maravillosa hasta el mar. Imaginé la vista cuando los moros estaban aquí, y las diferencias entre esa y la de hoy.

Portugal era absolutamente mágico – tengo tanto suerte que pudiera viajar por el fin de semana y disfrutar Lisboa y Sintra. Fue muy divertido escuchar portugués por unos días y explorar lugares nuevos. ¡La semana que viene, ten ganas de un artículo sobre Ávila y más sitios en Madrid!